claves-para-recaudar-capital-semilla

Uno de los mayores retos cuando decides lanzar un startup es conseguir financiamiento para poder desarrollar el proyecto. El capital semilla o seed funding es uno de los métodos más utilizados por los emprendedores. Levantar este tipo de capital no es nada fácil pero si entiendes cómo se hace y estás preparado tendrás mejores probabilidades de tener éxito. Aunque nada te garantiza que puedas levantar financiamiento para tu startup, los siguientes consejos de Eran Galperin pueden ayudarte a conseguir capital semilla.

1. Escoge el mejor momento

Si tienes una buena idea y no cuentas con capital para comenzar tal vez sea el mejor momento para recaudar capital semilla. Muchos emprendedores esperan a tener un producto desarrollado para hacerlo, ya que la valoración de su proyecto será mayor, podrás conseguir más dinero por menos participación accionarial y a muchos inversores les gusta ver productos un poco más desarrollados.

En caso de que ya hayas lanzado tu producto o servicio necesitas demostrar que el proyecto tiene algo de tracción y que ha encontrado su lugar en el mercado. Si un análisis de la situación no demuestra esa tracción, te recomiendo que hagas una pausa, trabajes el desarrollo de los clientes hasta que consigas números (en ventas, usuarios, etc.) que demuestren que tu iniciativa tiene potencial. Entonces será el momento de visitar a los inversores.

2. Levantar capital semilla requiere dedicación absoluta

Si piensas que con pocas reuniones podrás conseguir el capital semilla que necesitas, te equivocas.

En primer lugar tendrás que asistir a muchísimas reuniones (pueden ser unas 50 a 100) antes de cerrar algo. Para esto hará falta que uno de los fundadores se dedique de forma absoluta a esta tarea. Porque no es solo ir a las reuniones: es conseguir los contactos, viajar, hacer el seguimiento, preparar los documentos, etc. Por lo general quien asume esta función es el CEO.

En segundo lugar, porque todo requiere práctica. Y la única forma de mejorar el discurso y las presentaciones es haciéndolo una y otra vez. Mientras más lo intentes, mejor lo harás. Y finalmente, porque el momentum y el entusiasmo son importantes. Si pasan los meses entre las reuniones, tu entusiasmo y el de tus inversores se irá diluyendo y no ayudará a cerrar acuerdos ni a atraer nuevo capital semilla.

3. Ve a inversores ángeles para levantar capital semilla

Deja los fondos de capital de riesgo para otro momento. En la primera etapa no necesitarás más que 1 millón (como mucho) y puedes conseguir este capital de ángeles y fondos semilla. Lo contrario solo te traerá complicaciones en este momento inicial.

Recurrir a fondos de inversión implica un grado de complejidad y de compromiso que posiblemente no estés listo para asumir. Y mucho desgaste, ya que raramente podrás cerrar un acuerdo en pocos meses. Solo vale la pena si es un inversionista muy reconocido o muy generoso dispuesto a financiar la primera ronda en su totalidad.

Puedes empezar a contactar a los fondos de capital de riesgo desde el principio, ir sentando las bases de la relación. Y cuando ya hayas conseguido el capital semilla, tengas una base y vayas a la segunda ronda, no tendrás que empezar el contacto de cero.

4. Haz una lista de posibles inversores

De los inversores que contactes, solo algunos estarán interesados en tu proyecto. Para levantar el capital semilla que necesites deberás crear una lista extensa de por lo menos 100 posibles inversores. Para saber cuál de los inversores es el más que te conviene averigua si tiene experiencia en tu mercado, si ha hecho inversiones similares o si te aporta valor añadido.

Parte de esta información está disponible en AngelList, donde puedes filtrar a los inversores según el mercado y las inversiones realizadas. Además podrás averiguar quiénes se aproximan al perfil que necesitas. Una vez que tengas tu preselección, busca sus perfiles en Linkedin, busca publicaciones en blogs y en el Internet para asegurarte de que vale la pena ir a ese inversor en particular.

5. Desarrolla tu red de contactos

No se consiguen contactos de un día para el otro, y el inicio es lo más difícil. Una de las prioridades en esta etapa debe ser entrar y participar en redes de contactos. Hay diferentes plataformas y programas, como 500 startups, que te pueden abrir muchas puertas.

Antes de salir a buscar capital semilla, asegúrate de haber construido una buen red, en la que incluyas a otros startups similares y mantén con ellos un contacto fluido. Si logras entusiasmarlos con tu proyecto, tendrás mucho ganado. A pesar de que tenemos la imagen de que un inversor es la persona ideal para presentarnos a otros inversores, no hay nada como que el fundador de otro startup que te recomiende frente a su propio inversor.

Debes tomarte tu tiempo para crear esta red de contactos. Tienes que saber quién te puede presentar a quién y hacer los contactos necesarios para poder llegarle a los 100 inversores potenciales de tu lista. Sería ideal poder incluir como consejeros a personas reconocidas de tu área.

6. Cuenta una buena historia

Por alguna razón, la mayoría de los emprendedores creemos que tenemos que preparar un buen discurso y una buena presentación para las reuniones con los inversores. Pero esto no siempre funciona.

Puede ser que cuando vayas en busca de capital de riesgo seguramente estés en una etapa más avanzada. Pero cuando buscas levantar capital semilla aún eres muy pequeño, recién estás empezando, y no hay discurso ni powerpoint que tenga tanto poder como una buena conversación. Máxime si sabes contar una buena historia sobre cómo tu producto encaja en el mercado y cómo ves tu futuro en los próximos años.

¿El inversor se interesó en el proyecto?

Si consigues ponerte en la posición del inversor y entender qué parte de tu proyecto lo motiva, tendrás muchas más oportunidades de desarrollar una conversación interesante y productiva. Por ejemplo, un inversor potencial que entienda tu proyecto no necesita que le expliques el objetivo del mismo. Ya lo sabe. En lugar de eso concéntrate en explicarle cómo lo harás o qué alcance tendrá.

La práctica te ayudará a hacerlo cada vez mejor y con el tiempo no te requerirá demasiado esfuerzo. Por este motivo te aconsejo que visites primero a los inversores más “cool o amigables”, que no te juzgarán tanto por los errores de novato, y visites a los difíciles una vez que hayas practicado lo suficiente.

Si quieres dinero tienes que pedirlo

Está muy bien hablar y recibir el feedback de los inversores, e incluso puede estimular la conversación, pero has ido a levantar capital semilla. Claramente diles lo que necesitas y pregúntales si están dispuestos a participar.

7. Si no están entusiasmados, no pierdas tiempo intentando convencerlos

Si al acabar la primera reunión un inversor ángel no parece muy motivado con el proyecto, lo más seguro es que no vaya a invertir. El problema es que muy raramente te dirán que no desde el comienzo, con lo que perderás mucho tiempo de reuniones y seguimiento para nada.

Por más que te dediques por completo a esta tarea, es importante que administres bien ese tiempo y no lo desperdicies en casos perdidos. Esto se da especialmente con los fondos de capital de riesgo, por lo que te recomiendo dejar estas reuniones para más adelante y de momento enfocar tus esfuerzos en el capital semilla.

8. Premia a los primeros que arriesguen por ti

Muchos inversionistas solo se arriesgarán por ti cuando vean que otros también lo han hecho. En la etapa de recaudar capital semilla lo más difícil de conseguir es el primer inversor, aquel que decide apostar por tí aunque nadie más que te respalde.

Porque quieres motivarlos a tomar el riesgo y porque quieres premiar al que lo haga, deberías pensar en ofrecer algún beneficio extra a los primeros inversores. Por ejemplo, podrías ofrecerles un puesto en tu junta o acciones. Puedes consultar mi artículo sobre cómo conseguir el mejor Consejo Asesor para tu startup para saber qué personas te conviene tener en el proyecto, y en caso de que quieras premiar con acciones a los inversores, te puede ser de útil este otro sobre el reparto del equity con los inversores y socios.

9. Desarrolla tu página de AngelList

AngelList tiene un potencial increíble y puede ayudar a ponerte en contacto con inversores. Pero como en las redes sociales, tienes que desarrollar un perfil interesante y atractivo.

Esto quiere decir que tu perfil tiene que estar completo y actualizado. Incluye los inversores que se han comprometido con tu iniciativa, los nuevos miembros del equipo y clientes. Trabaja en el contenido y en la presentación. Saca el máximo de la red con las opciones para compartir para ser descubierto.

La exposición que tengas en esta plataforma no depende solo de ti, aunque mientras más actividad haya en tu perfil, más posibilidades tendrás. Te recomiendo que hagas actualizaciones en tu página, que la mantengas activa y vayas mostrando tu progreso.

10. Cierra el deal

Una vez que abres la ronda de inversiones, debes cerrarla. Esto requiere a veces asumir que un inversor te ha rechazado. Pero que no te desanime, es algo normal. Sigue con otro, y con otro. Quién sabe si la próxima reunión en tu agenda sea con la persona que te va a financiar o conectar con alguien dispuesto a aportar el capital semilla que necesitas.

Lo importante es que creas en tu propuesta y en cada reunion aproveches el feedback y aprendas de los errores para contar mejor tu historia.

Si este artículo te ha interesado, te sugiero que leas este otro sobre cómo recaudar capital en la etapa inicial.

 

Foto Shutterstock

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn4Share on Tumblr0Share on Reddit0Email this to someone