Una de las cosas que encuentro más difíciles a la hora de montar un startup es cómo repartir las participaciones de tu empresa entre los socios fundadores. Cada vez que estoy en esa situación me pasan por la cabeza muchas preguntas. Por ejemplo: ¿Cuánto vale cada persona para la empresa? ¿Cuánto se debe llevar cada uno? ¿Será bueno darle participaciones a los empleados? ¿Cuánto debo repartir? Sea con tus socios o con los primeros empleados, te recomiendo que antes de repartir las participaciones tengas en cuenta estas recomendaciones de Weston Bergmann.

participaciones de tu empresa

Establece un período de adquisición de derechos sobre las participaciones

Una de las formas más comunes de repartir el capital es ceder un porcentaje fijo de las participaciones a los socios fundadores o a los primeros empleados que se unan al proyecto. El desglose de porcentajes lo vimos en un artículo anterior sobre reparto del equity. Este enfoque, sin embargo, tiene un punto débil: y es que es difícil saber desde el principio cuánto valor aportará cada persona a la empresa y en cuánto tiempo.

Por otra parte, no es justo que alguien que se involucra desde el principio no tenga su justa participación. Por eso, plantear un período de adquisición de derechos puede ser la solución. Con este sistema cada parte se lleva lo suyo, pero no antes de haber probado el valor que tienen para la empresa.

Imagínate que incorporas a un nuevo miembro al equipo y a cambio le das una cuarta parte de la empresa. Luego te das cuenta de que la persona es un desastre, abandona la empresa antes de haber llegado a la meta o te das cuenta que no encaja con la organización. Esa persona se lleva a su casa el 25% de tu empresa.

Para evitar eso puedes acordar una forma progresiva de adquisición de ese 25% de participación. Desarrollas un sistema en el cual cada año, durante los primeros 5 años, se consolidará la adquisición de un 5%. Así, al cabo de este período el socio habrá obtenido su 25%. Pero si la relación se disuelve antes, mantendrá las participaciones que haya adquirido hasta ese momento.

Con este sistema incentivas al equipo a que permanezca en el proyecto y a que no se marchen con el equity adquirido. Créeme, no es divertido tener socios que no trabajan en el negocio, no aportan valor y con una participación sustancial del negocio.

Describe claramente qué esperas de los demás

Al montar el equipo es importante establecer desde el principio los roles y responsabilidades de los integrantes. Muchas veces los emprendedores arrancamos el proyecto con mucha energía y no nos damos cuenta de que entre los integrantes del equipo hay personas que asumen roles similares y no necesariamente complementarios. Otra situación muy común es que los empleadores podemos ser ambiguos al describir lo que necesitamos de los demás, muchas veces por no dedicarle el merecido tiempo.

El emprendedor debe tener una actitud clara y de liderazgo; hablar con sinceridad y tran