Hace ya un tiempo compartí con ustedes mi experiencia en exportación de servicios tecnológicos con un post en el que enumeraba las claves para exportar o montar una empresa en el extranjero. Hoy creo que es importante retomar el tema de las exportaciones desde un punto de vista más elemental: por qué exportar.

algunas-ventajas-de-la-exportación-de-servicios

Algunas ventajas de la exportación

Sin duda en momentos de crisis económica por lo regular las empresas se re inventan.  Hacen recortes de presupuesto o invierten más en marketing, identifican nuevas oportunidades de negocio o modifican su ofrecimiento de productos.  Otras identifican otros mercados y salen a exportar.  Esta última alternativa es una que todavía muchas personas o empresas no evalúan.  Sin embargo esta alternativa ofrece increíbles beneficios.  Entonces, ¿cuáles son los principales beneficios de la exportación de servicios y expansión internacional de una empresa? Stephen Johnson enumera cinco.

  1. Más cantidad de clientes potenciales. Tal vez este sea el motivo más evidente por cuestión matemática de que hay una gran cantidad de clientes potenciales en el resto del mundo. Pero no solo eso, sino que con el tiempo van surgiendo nuevos mercados.
  2. Mayores ingresos. Y no solo por tener más clientes, sino también porque hay muchas regiones en las cuales podrás conseguir un mejor margen de ganancia. Aunque pueda sonar raro, es en los países emergentes donde más margen suele haber, ya que los consumidores de estos países están dispuestos a pagar más por productos de marca y de alta calidad.
  3. Mayor eficiencia. Internacionalizarse y trabajar a gran escala tiene una serie de beneficios que bien han sabido aprovechar empresas como Apple o Walmart: por un lado, una de las ventajas de la exportación es, como decíamos arriba, que aumentan los ingresos. Pero también se reducen los costes de producción al trabajar a gran escala. Esta reducción no solo compensa los gastos que genera la exportación, sino que ayuda a mantener precios más competitivos en el país de origen.
  4. Más iteración. Acceder a más mercados puede ser una gran fuente de información. En este proceso, nuestros productos estarán en contacto con un amplio abanico de consumidores, cada cual con su gusto, sus necesidades, su forma de darle uso. De aquí pueden salir ideas brillantes que nos ayuden a mejorar nuestra oferta o crear nuevos productos. Es decir, iterar y perfeccionar.
  5. Acceso a talentos de todo el mundo. La internacionalización no solo se trata de ver el resto del mundo como un montón de clientes potenciales. También es la posibilidad que tenemos nosotros de acceder a profesionales de todo el planeta para formar el mejor equipo posible.

Los beneficios de exportar o internacionalizar un negocio son varios, como ves.

Sin embargo, estamos en un punto en que internacionalizarse es la tendencia obligatoria. Todo el mundo lo hace, o al menos todo aquel que quiera seguir teniendo una parte del mercado. Es decir, ya no se trata de que te convenzan los argumentos de arriba, sino que se puede resumir en una regla bien sencilla: O exportas y te expandes para ser competitivo, o tus competidores te pasarán por arriba.

Si quieres aprender como hacerlo asiste al H3 Tech Conference en San Juan Puerto Rico el 21 y 21 de Noviembre del 2014.  Allí desatacados expertos te enseñaran como hacerlo.

Por Carlos R. Cobián
Twitter: @cobianmedia
Facebook: Cobianmedia

Artículo inspirado en Why go Global?, de Stephen Johnson. Imagen de Dimitri C.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+1Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Share on Reddit0Email this to someone