Tuviste una gran idea; desarrollaste un plan de negocios espectacular y has tomado la decisión de arriesgarte y empezar a ejecutar ese plan para hacer tu meta realidad. ¡Felicidades! Y, ahora ¿qué haces?

contratos para emprendedores y cláusulas más importantes

Importancia de los contratos de servicios profesionales

Una de las primeras cosas que tiene que hacer todo emprendedor es negociar y preparar contratos. Los más comunes son los contratos para la prestación de servicios profesionales. Estos se hacen necesarios para utilizar recursos externos que te ayuden a desarrollar las diversas áreas que deseas atender y, que a su vez, te añadan valor.

Resulta increíblemente importante tener un contrato de servicios profesionales para cada persona o entidad con la cual hagas negocios. Esto incluye programadores, diseñadores, fotógrafos, contables, entre muchos otros. A mi oficina llegan muchos clientes con complicaciones tanto legales como económicas por haber entablado una relación de negocios sin un contrato de servicios profesionales debidamente redactado y firmado. Como dice el refrán, “cuentas claras conservan amistades”. En este escenario el refrán diría algo a los efectos de “cuentas claras evitarán complicaciones legales y dolores de cabeza más adelante”.

Un contrato para la prestación de servicios profesionales puede darse en diversas formas y puede ser tan sucinto o tan exhaustivo como deseemos. Ahora bien, hay ciertas cláusulas que todo emprendedor debe conocer ya que resultan esenciales para la correcta ejecución de un contrato de servicios profesionales.

Cláusulas fundamentales en los contratos para emprendedores

A continuación compartimos estos puntos importantes sobre los contratos de servicios profesionales.

1. Un contrato de servicios profesionales no es un contrato de empleo

El contenido y la relación que queda establecida entre ambas partes varían considerablemente. Es decir, con un contrato de empleo tú te conviertes en patrono de una persona mientras que mediante un contrato de servicios profesionales no se establece una relación formal entre las partes sino que meramente se contrata a la persona para los servicios especificados en el contrato y por el término limitado del mismo.

En este tema resulta importante asesorarse sobre cuáles son las diferencias importantes entre un empleado y un contratista independiente ya que clasificar un recurso de manera equivocada puede conllevar riesgos legales y económicos serios.

2. Define claramente los términos y objetivos del contrato

Es importante que en un contrato por servicios profesionales se definan claramente los servicios a ser prestados por el contratista y tus expectativas como la parte contratante de los mismos. Hay una correlación directa entre la especificidad de la descripción de servicios a brindarse y la satisfacción de la parte contratante: mientras más delineadas estén las expectativas, más altas las probabilidades de que quedes satisfecho con el resultado de los servicios recibidos.

3. Que no queden dudas sobre los pagos

Sobre la compensación del contratista, deben quedar claros los siguientes elementos:

  1. Cantidad a ser compensada y fórmula para calcular la misma (salvo que sea una cantidad global);
  2. Frecuencia de pagos;
  3. Requisitos que el contratista debe cumplir para recibir cada pago;
  4. Razones bajo las cuales usted, como parte contratante, se pudiera negar a realizar un pago.

4. Cómo establecer la duración del contrato

El término del contrato también debe estar bien definido en el mismo. Hay varias formas de establecer el término de un contrato de servicios profesionales. La primera alternativa es fijar unas fechas específicas de efectividad y terminación. Es decir, un ejemplo de esta alternativa sería establecer que el contrato será efectivo desde el 10 de marzo de 2015 hasta el 10 de marzo de 2016.

La segunda alternativa es establecer que el contrato estará vigente entre las partes mientras dure el proyecto para el cual se está contratando o hasta que se completen todos los servicios, según definidos en el propio contrato. Esta segunda alternativa usualmente es la preferida cuando se contrata para un proyecto específico, y no unos servicios continuos. A manera de ejemplo, si contratarás a un programador para escribir un código de programación, una buena alternativa sería establecer que el término del contrato de servicios profesionales será hasta que el programador entregue la versión final del código.

5. Que no se te olvide la propiedad intelectual

Otro elemento importantísimo a considerarse en el contrato de servicios profesionales es la titularidad sobre la propiedad intelectual, si alguna, que se desarrolle bajo los parámetros del contrato.

El derecho aplicable establece que cuando no hay una relación de empleo, todo lo que el contratista cree será de su titularidad salvo que se pacte lo contrario de manera escrita. Imagínate que en tu contrato con el programador que escribirá tu código de programación no incluyes “lenguaje de obra por encargo” o “traspaso de titularidad” sobre el código. El resultado de esto es que no serás dueño de ese código que pagaste para que se escribiera.

Por tal razón, debes asegurarte que todo contrato de servicios profesionales incluya una cláusula de obra por encargo o traspaso de titularidad sobre la propiedad intelectual que el contratista desarrolle para ti.

6. Protección de la confidencialidad

Si el contratista tendrá acceso a información confidencial tuya, resulta imprescindible que el contrato de servicios profesionales incluya una cláusula de confidencialidad para proteger tu información valiosa y tus secretos comerciales.

7. El contrato debe contemplar las condiciones de su terminación

Finalmente, el contrato de servicios profesionales debe tener una cláusula de terminación que establezca claramente bajo que escenarios se puede dar por terminado ese contrato por cada parte y cuáles serían las consecuencias de dicha terminación.

 

Lo recomendable es que cada emprendedor tenga por lo menos un modelo standard de un contrato de servicios profesionales que incluya todos los elementos esenciales anteriormente discutidos y que esté preparado conforme a lo que es su negocio y las necesidades particulares del mismo.

Existen otros importantes contratos para emprendedores y 7 documentos legales indispensables para tu startup que siempre se deberían tener, como por ejemplo contratos de confidencialidad y no divulgación, los cuales son útiles cuando se le divulga información confidencial a posibles inversionistas y terceros.

Este artículo no constituye una opinión legal formal y completa sino una guía, no taxativa, de varios contratos y cláusulas importantes a considerar cuando se comienza un negocio. No obstante, siempre se recomienda buscar asesoría legal a la hora de determinar qué contratos necesitas y cuál debe el contenido de los mismos.

 

Por autor invitado:

Maristella Collazo-Soto

Abogada y socia de Ferraiuoli LLC

 

Imagen de Shho en Free Images.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Share on Reddit0Email this to someone