Si tener éxito en sector de la innovación ya parece complicado, que se lo pregunten a una mujer. A pesar de que van consiguiendo cada vez más visibilidad en el mundo empresarial las mujeres emprendedoras siguen siendo un grupo minoritario que, además de tener menor acceso a inversores y mentores, a menudo se enfrenta al menosprecio y la hostilidad de sus pares masculinos.

Mujeres emprendedoras e innovadoras

A pesar de esto, son cada vez más los estudios que muestran el alto rendimiento de las empresas lideradas por mujeres, con cifras que superan notablemente la productividad de aquéllas dirigidas por hombres.

Así, junto a algunas grandes mujeres que han triunfado y abierto el camino se consolida una serie de proyectos que apuesta por las mujeres emprendedoras no solo mediante inversiones o formación sino también con el fortalecimiento de un modelo de networking diferente.

El reducido espacio de las mujeres

En la actualidad la mujeres solo ocupan una pequeña posición en el universo de los emprendimientos tecnológicos.

A pesar de que hay excepciones alentadoras, como el caso de Reino Unido donde las mujeres ya son más del 30% de las fundadoras de empresas tecnológicas, en el resto del mundo las cifras son muy inferiores.

En EEUU, por ejemplo, solo un 6% de los directivos de empresas que han conseguido 1 billón de dólares de financiamiento o más son mujeres. El mismo porcentaje se repite si miramos las juntas de los fondos de inversión. Incluso en Silicon Valley solo hay un 11% de mujeres en puestos ejecutivos.

En otros países, como Australia, el porcentaje de mujeres que crean empresas solo supera el 4%, y en Israel, que tiene un sector tecnológico en crecimiento, la cifra se eleva solo hasta el 10%.

Para entender por qué hay tan pocas mujeres emprendedoras hay que tener en cuenta varios factores.

Por un lado, no hay tantas oportunidades de financiación, sea para montar o para mantener un emprendimiento.

Según el informe de 21st Century Barriers to Women’s Entrepreneurship realizado en EEUU, las mujeres solo reciben apenas 7% de fondos de inversión y un 16% de los préstamos convencionales para pequeñas empresas. En la misma dirección el estudio Access to Capital by High Growth Women-Owned Business, que destaca la mayor probabilidad de las mujeres de que se les denieguen préstamos, y el claro contraste con los hombres, que suelen contar con el doble de capital que las mujeres a la hora de empezar un negocio.

Otro factor de peso en la desigualdad entre hombres y mujeres en el terreno de la innovación se debe a la confianza. Demasiado a menudo las mujeres no confían en sí mismas y no se animan a emprender. Es, en realidad, un tema de educación; no de formación y aptitudes técnicas sino de mentalidad.

La invisibilidad de mujeres en puestos directivos y a la cabeza de proyectos innovadores y la falta de una red de apoyo y de mentores es determinante en este sentido. Más aún si tenemos en cuenta que para las mujeres, según el informe Are Successful Women Entrepreneurs Different from Men?, este soporte es aún más importante que para los hombres.

Mujeres emprendedoras, cifras de alentadoras

A juzgar por la poca participación que ocupan las mujeres en el terreno de los emprendimientos alguien tal vez podría pensar que, por el motivo que fuese, las mujeres no son tan capaces como los hombres para liderar proyectos innovadores.

Pero la realidad es que no es así.

Numerosos estudios realizados a lo largo de los últimos años demuestran que, por el contrario, los proyectos liderados por mujeres han conseguido resultados superiores al de sus colegas masculinos. Veamos algunas cifras:

  • Según Kevin O’Leary, de entre las 27 empresas de las que es inversor incluyendo SharkTank, no hay ni una sola dirigida por un hombre que haya superado los resultados de los proyectos liderados por mujeres.
  • La Fundación Kauffman publicó un estudio sobre Mujeres en Tecnología que muestra que las empresas tecnológicas guiadas por mujeres son económicamente más eficientes, tienen un ROI un 35% superior y, cuando consiguen capital riesgo, sus ingresos son un 12% más altos.
  • También Dow Jones ha publicado una investigación sobre mujeres directivas en empresas con respaldo de capital riesgo, y ha encontrado que las que más mujeres tienen en su junta directiva tienen mayores probabilidades de alcanzar sus objetivos.

Recursos para mujeres emprendedoras

En los años recientes se ha ido consolidando una tendencia a brindar soporte a las mujeres emprendedoras e innovadoras.

En este contexto empresas como Intel, Dell y EY han creado programas de ayuda y financiamiento orientados a mujeres que montan y dirigen sus propias empresas.

También el sector público está haciendo esfuerzos. Los gobiernos de EEUU y Canadá, por ejemplo, han anunciado la ampliación de fondos destinados a promover pequeñas empresas creadas por mujeres.

Sin embargo lo que parece estar revolucionando aún más el ecosistema de emprendedoras son los espacios de networking para mujeres, sean físicos o virtuales.

Y es que la forma de relacionarse de las mujeres es diferente a la de los hombres. En ellos es más frecuente establecer conexiones jugando golf, saliendo de copas o fuera de las horas de oficina. Para las mujeres, sin embargo, no funciona así. Lo que ellas más valoran es, en cambio, la colaboración, el respeto y la igualdad en las relaciones.

Teniendo en cuenta estas características específicas se han creado una serie de proyectos dirigidos mayor o exclusivamente a mujeres, donde las conexiones y el aprendizaje tengan una óptica femenina. Desde espacios de co-working a aceleradoras y contactos con inversores, estas iniciativas confían en que apostar por empresas formadas por mujeres son la mejor estrategia para cambiar la cultura empresarial.

Springboard Enterprises ha sido una de las plataformas pioneras y ha conseguido que más de 500 emprendedoras de los EEUU accedan a cerca de 7 billones de dólares desde el 2000.

Women’s Startup Lab, de Silicon Valley, trabaja exclusivamente con empresas creadas por mujeres y las ayuda en sus fases iniciales de búsquedas de inversores y mentores.

Woolf WorksShe Will Shine, WMN y Hera Hub son 4 ejemplos espacios de coworking para mujeres en Singapur, Australia, Tel Aviv y Washington. Ofrecen talleres, eventos y espacio de trabajo a mujeres emprendedoras y gracias a sus dinámicas crean el clima ideal para estimular crear la colaboración, el crecimiento, los emprendimientos y la innovación en clave femenina.

También en nuestro país se hace evidente el gran talento de las mujeres para innovar y surgen oportunidades de networking, como por ejemplo el Animus Summit que se llevará a cabo el 30 de septiembre de 2016, que buscan reconfigurar el ecosistema empresarial de Puerto Rico. Pero de las mujeres y los espacios para emprendedoras en Puerto Rico ya te hablaré en el próximo post.

A pesar de su invisibilidad en el mundo de la innovación, las mujeres emprendedoras han demostrado sobradamente su valor. Impulsadas por estas nuevas redes de apoyo van consolidando sus logros y reclamando el espacio que les corresponde. Llevan décadas preparándose para dar un paso al frente. Ahora, por fin, ha llegado su momento.

 

Por Carlos R. Cobián
Twitter: @cobianmedia
Facebook: Cobianmedia

 

Imagen de Michael Roach.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+2Share on LinkedIn32Share on Tumblr0Share on Reddit0Email this to someone