Destruir una empresa no es cosa fácil. Se requiere mucha irresponsabilidad y persistencia. Aquí te incluyo unos consejos que te ayudarán a conseguirlo sin problemas.

cómo destruir una empresa

6 consejos para destruir una empresa

  1. Contrata a la gente incorrecta. Asegúrate de contratar a gente con un coeficiente intelectual muy superior o muy bajo. Ojo con los que tienen inteligencia promedio… Olvida la inteligencia emocional. Hay que tener cuidado con esos a los que les gusta el cambio, los que se le da bien y les gusta aprender cosas nuevas. ¿Gente sin experiencia? ¡Jamás! Busca gente con mucha, mucha, mucha experiencia. Éstos utilizarán los paradigmas del pasado para lograr tu objetivo.
  2. Concéntrate en hacer dinero a toda costa. No inviertas mucho en tu producto o en proveer un servicio superior. Aprovéchate de la gente, en especial cuando ellos confían en ti y son genuinos. No te preocupes por crear valor a tus clientes, empleados y demás involucrados. Los negocios están hechos para capturar valor, no crearlo. Recuerda siempre: el fin justifica los medios.
  3. Enfócate en tu idea y no le hagas acaso a tus clientes. Tu idea es lo más valioso del mundo. Protégela mucho y no se la cuentes a nadie. No escuches a tus clientes. Si ellos intentan proveerte insumo, interrúmpelos y no le permitas hablar. Dile que ellos no saben lo que están diciendo. No le permitas que te desenfoquen de hacer lo que se te ocurrió en un inicio. En especial si tu idea puede dejarte mucho dinero.
  4. Disfruta los grandes momentos. ¿Cerraste una gran venta? ¿Conseguiste un nuevo cliente? Sal a celebrar. Cómprate un Rolex GMT Master II, una Range Rover, sal a cenar a los mejores restaurantes y viaja. Dile a todo el mundo la mucha plata que estas haciendo y celebra por todo lo alto. Disfruta el dinero y delega el trabajo a la gente con el rendimiento más bajo en la empresa.
  5. Maltrata a tu equipo. Asegúrate de que cada empleado esté bien ocupado. Si ves que trabajan de forma relajada llénalos de tareas. Oblígalos a entrar a las 8 am y salir a las 7 pm. Pon un ponchador en la entrada de la oficina y da rondas por la oficina 5 veces al día. Llámalos, envía mensajes de texto y correos electrónicos para darles seguimiento todos los días. Ojo con las vacaciones; no las concedas con facilidad. Asegúrate de que solo se toman los días requeridos por ley. ¿Días de enfermedad? Requiere excusa médica cuando regresen. Habla de ellos y mófate a sus espaldas. Nunca hables claro con ellos. Si tienes algún problema con ellos, no los abordes. En cambio, cuéntaselo a todo el mundo en la empresa y ventila.
  6. Cuidado con los consejos e ideas de tu equipo. No escuches la ideas de tu equipo. En especial las ideas de las personas innovadoras, creativas y que no encajan en la mayoría de las organizaciones. Ojo, ellos pueden salvar tu negocio o desarrollar una visión que lleve a la empresa a triunfar como nunca antes.Para evitar esto, mantenlos al margen siempre.

Sigue estos consejos al pie de la letra y te aseguro que destruirás tu empresa en un abrir y cerrar de ojos. ¡Es así de fácil!
¿Tienes alguna otra recomendación? Por favor ¡compártela con nosotros!

Por Carlos R. Cobián
Twitter: @cobianmedia
Facebook: Cobianmedia

Imagen tomada de Freeimages.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+1Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Share on Reddit0Email this to someone