como empezar un proyecto

Aprende cómo empezar tu proyecto de la manera correcta al eliminar las excusas.

Pon tus proyectos en acción. Desarrolla y ejecuta.

Muchas veces tenemos deseos de emprender o nos llegan a la mente grandes ideas de cosas que queremos hacer. El problema es que nunca arrancamos.  Encontrar la forma de cómo empezar un proyecto empresarial no es algo sencillo. Algunas veces nos detiene la falta de tiempo, dinero o conocimiento de cómo hacerlo.

Para algunos emprendedores, lo que los detiene de lanzar su producto o servicio es la parálisis por análisis. ¿Qué es esto?  Sobre pensar las cosas o no arrancar porque estamos esperando tener el producto o momento perfecto vs. el producto bueno.

A causa de no saber cómo empezar su proyecto, muchos emprendedores se estancan en la primera fase del producto. El síndrome de la parálisis por análisis impide la ejecucción de las ideas. Este síndrome funge com0 una excusa más que detiene la gestión de proyectos, naturalmente por querer alcanzar la perfección.

Al emprender un producto o servicio, ninguno de estos va ser complemente perfecto. La percepción errónea de no lanzar los productos hasta que estos se puedan llevar acabo de forma perfecta, impide a los empresarios de alcanzar el éxito comercial.

Como emprendedores perfeccionistas, nos concentramos en minimizar los riesgos que pueda traer consigo la gestión de proyectos. Al no conocer cómo empezar un proyecto de forma adecuada, nos obsesionamos y sobre analizamos cómo lanzaremos nuestros productos.

La tarea del emprededor es simple:

  1. Trazar la idea– Al crear un producto o servicio, es importante tener una idea clara y sencilla de qué es y cómo se va a llevar a acabo en el mercado.
  2. Desarrollar tu producto– Las ideas no se crean en el aire. Para obtenerlas, hay que trabajar en el desarrollo de estos productos.
  3. Ejecutar y lanzar tu producto– Si no te aventuras a lanzar tu producto, nunca sabrás su potencial.  La perfección se encuentra luego

No tengas miedo a lanzar:

Una vez tuve la oportunidad de escuchar al fundador de LinkedIn, Reid Hoffman, dialogar del aprendizaje adquirido en el desarrollo de LinkedIn.  Hoffman abundó en torno a la importancia de lanzar los productos innovadores a tiempo. A su vez, enunció el impacto que estos productos podían tener al desarrollar una ventaja competitiva en un mercado en el cual todavía no es muy competitivo.

En resumen, Hoffman estableció que si al momento de lanzar tu producto tu no estabas avergonzado que lo que estabas sacando al mercado, entonces estabas lanzándolo tarde.

Lo que Hoffman pretende explicar es que, en los emprendimientos tecnológicos, lanzar y probar tu producto es más importante que conseguir que sea perfecto.

 “Lo perfecto es enemigo de lo bueno” – Voltaire.

Los mercados no buscan la perfección, sino la innovación. Dudar de la capacidad tu producto y, por consecuente, estar haciendo cambios al mismo constantemente, te atrasa como emprendedor. Moverse entre ideas para llevar tu producto a otro nivel limita las posibilidades del desarrollo del producto o servicio en el comercio. Si el producto es bueno, este se perfeccionará en el transcurso comercial. La clave está en emprender.

El otro día hablaba con una emprendedora que está a punto de lanzar su nuevo producto. Ella tiene una visión clara de lo que quiere lograr, cómo se quiere posicionar y la propuesta de valor que su producto promete.  Sin embargo, al momento, ella no puede cumplir con su propuesta de valor al 100%. La emprededora desconocía cómo empezar su proyecto. Esto le trajo mucha incertidumbre, dudas y, por consiguiente, estaba desenfocada al no saber cómo lograr su visión.

Luego de varios días de asesoría, hemos podido lograr confeccionar un camino simple, que le permitirá lanzar la gestión de proyectos de una manera sencilla y con una propuesta de valor moderada.  De esta forma podrá arrancar, y conseguir realimentación de sus clientes prospectos. Con esta acción ella validará su producto. Al conocer cómo empezar su proyecto, la emprendedora podrá confeccionar un plan de negocios eficiente que la ayudará en la primera fase de su producto. En el proceso, su propuesta de valor mejorará hasta llegar a lograr su visión.

4 consejos en cómo empezar un proyecto:

  1. Invierte poco dinero y tiempo. Siempre recomiendo que inviertas poco dinero y tiempo en el desarrollo de tu primera versión del producto.  En el transcurso de tu proyecto, es muy probable que tengas que hacer modificaciones a tus productos nuevos. Dichos cambios al producto pueden ser costosos. Hay que razonar y delimitar solamente aquellos gastos que sean necesarios para la eficiencia y crecimiento de tu producto.
  2. Simplifica tu propuesta de valor. Establece tu meta de calidad o excelencia desde un principio (mejor conocido como la visión de tu proyecto) y no te concentres tanto en la promesa de valor al lanzar tu producto. Por ejemplo, si quieres proveer un servicio extraordinario, procura que sea bueno y funcional.
  3. Foco en cantidad vs. calidad. Enfócate en poder ejecutar la producción de un producto en una escala moderada. Así podrás tener una cantidad mesurada de tu producto o servicio para exhibir en el mercado. En cambio, desenfócate de la calidad, poca producción o capacidad de producir un mega servicio. El refinamiento del producto llegará con el tiempo y desarrollo del mismo en el mercado. No te apresures.
  4. Lanza y prueba tu producto.  Sal de la oficina. Vende. Entrega tu producto. Cobra el dinero. Recoge el insumo de tus clientes. Recibe retroalimentación de tus consumidores. Modifica y mejora tu producto o servicio. Cuando estés listo, vuelve y lanza la versión mejorada de tu producto.

Los grandes emprendedores son exitosos porque no le tienen miedo al fracaso. Estos creen firmemente en sus productos y están determinados a lanzarlos.  Para los empresarios visionarios, la parálisis por análisis es una excusa, no una solución. La innovación y precisión del crecimiento de sus productos nuevos en el mercado es lo que los distingue entre los demás emprendedores. Los empresarios exitosos saben que la perfección de un producto u servicio se obtiene a través de la retroalimentación que se produzca en el mercado al lanzarlo. No permitas que la parálisis por análisis te detenga y enfócate en buscar la manera de lanzar.  No hay excusas. Simplifica todo y actúa.

Carlos R. Cobián
Fundador
Twitter: @cobianmedia
Facebook: Cobianmedia

Share on Facebook26Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Share on Reddit0Email this to someone